Imagen

Muchos pensamos que la acción y efecto de amar va de la mano con tener ese alguien especial de quien sentimos maripositas y vemos fuegos artificiales….si bien es una idea muy bonita no hay nada más lejos de la realidad!.

Lo real está en que estamos enamorados de nosotros mismos, del  cómo somos cuando estamos con esa persona con la que la pasamos tan bien, que el tiempo nos vuela y no nos damos cuenta. Esa o esas personas con las que compartimos ideales iguales o en la que discrepamos pero aun así nos sentimos en libertad de poder contárselo y discutir tanto el tema que logramos llegar a un punto medio. Hablo en plural porque hay quienes tienen esa capacidad extraña de poder mantener 1, 2,3 y hasta más de 4 amores a la vez. La verdad mis respetos!!!!  Si a mis compañeros de trabajo les confundo los nombres, no se cómo haría en una de esas escenas. Pero vamos a seguir en lo que vamos.

Conozco a quienes hicieron de su primer amor, su amor eterno. Otros que mantienen ese primer amor como el mejor de sus amigos de por vida y otros que sólo lo guardan como un recuerdo agridulce: agrio por el cómo termino y dulce por todo lo bonito que te regaló el convivir con esa persona, esas reacciones químicas y biológicas que tuvieron cuando estaban juntos, ese  juego secreto de miradas y hasta ese abrazo de gorila  que por un momento de fastidiaba pero terminaste adorando. Entre otras cosas … fue bonita la cosa.

Todas y todos,  después de un dolor muy profundo te dices que no vas a engancharte otra vez , que debes cuidarte de que vuelvan a hacerte lo mismo, que bajo ninguna circunstancia te quieres volver a enamorar … en fin… no quieres volver a sentirte igual de miserable y de la rabia que te dio llorar hasta sentir que prácticamente tus fosas nasales se cerraron por completo. Si bien es una sensación terrible , debemos tener esa experiencia  tantas veces como podamos, eso nos hace sentir vivos que nuestro corazón late, que nuestro cerebro y nuestro cuerpo trabajan como un conjunto de elementos que busca lograr un objetivo hermoso que es: Vivir para amar y amar para vivir.

Nunca decir nunca y aprender a darle un Sí rotundo a nuevas experiencias, decirle un No gigante a todo eso tóxico que nos rodea y sobre todo terminar de decirle un adiós a todos aquellos que ya no merecen nuestra atención (esto incluye eliminarlo de tu facebook , twitter, pin o cualquier otro en el que puedas enterarte lo que sucede con ese ser que simplemente ya no está en tu vida).

Enamórate cuantas veces puedas, ilusiónate, déjate llevar por esas respuestas bioquímicas que tiene tu organismo cuando conoces a alguien nuevo y puede o no que sea mejor. Date el gusto de sentir y de darle la bienvenida a nuevas experiencias, no cambies a menos de que sea para mejor. La vida es como un sube y baja … unos días estas muy arriba y otros por el suelo; como una caja de bombones puedes ir comiéndolos uno  a uno hasta llegar el que te gusta más y encontrarle ese sabor particular que nunca se te borra de la memoria.

Mientras todo esto vuelve a suceder debes disfrutar de ti y enamorarte de como te sientes al disfrutar de nuevas experiencias, de atender a esos amigos que tuviste olvidados un tiempo y hacer nuevos. Ellos son y serán  la mejor opción para llevarte de la mano a ese nuevo camino que estas dibujando en tu mapa de vida.

He hablado mucho con amigas y amigos a quienes amo por su esencia  y porque siempre están allí para darme una sonrisa sincera o decirme todo lo que necesito escuchar sea bueno o malo. Quienes a pesar de que puedan estar lejos  o no siempre están  para conversar contigo pero con internet y las redes sociales, cualquier cosa es posible en estos tiempos.

  A ellos mismos pídeles hacer cosas nuevas: viajar, hacer un curso, algo que te apasione, algún deporte, hay miles de cosas que puedes hacer. Lo importante es que no te niegues a volver a sentir una y otra vez esa bella experiencia que es el amor.

Vivir para amar y amar para vivir.

Tómatelo con soda y brinda por ti en cada día!!!

Anuncios